Logros personales:

Después de una vida consagrada al crecimiento personal

  1. Tengo tiempo para vivir a mi ritmo. Estoy libre de afanes.


  1. Soy completo y por ello me conservo libre de sobrecargas. He asumido mis vacíos.


  1. Estoy libre de tener que impresionar, hablo para expresarme.


  1. Estoy presente en donde estoy y en mi lugar día a día me transformo.


  1. Soy sencillo, me acepto ignoto y así disfruto de mi tranquilidad.


  1. Estoy libre de tener que dar mucho; doy lo que me corresponde dar.


  1. Me siento digno: soy mi propia fuente de aprobación.


  1. Valoro mi presencia. Aprecio la energía que transmito.


  1. Soy persona y olvidé mi imagen. Aprecio al otro como la persona que también es.


  1. Soy fuente de compañía. Facilito la comunicación en mi comunidad.


  1. Fui y siempre seré un habitante del mundo interior. Allí está mi riqueza.


  1. Soy un ser con vocación de consciencia. La misión de mi vida es caer en la cuenta.


  1. Me gusta ser quién soy. Lo agradezco y lo disfruto.


  1. Soy fuente de amor para mi y para quien se permite ser amado.


  1. Soy familiar. Y estoy satisfecho de mi servicio a mi linaje ancestral.


  1. Sirvo a quien es receptivo con lo que comparto.


  1. Estoy consagrado a:

En mi cuerpo: al Qi universal;

En mi mente: a mi Doble cuántico y sus sueños

En mi corazón: a la Vida y

En mi ser social: a mi comunidad.

En mi alma: a la Madre Divina.


  1. Y soy íntegro abriéndome a todas mis verdades.


  1. Acepto mi ser individual e irrepetible; y reconozco mi terror a ser único.


  1. Soy pasajero. Reconozco mi dolor por mi impermanencia.


  1. Soy vulnerable. Y valoro la coherencia personal.


  1. Soy agradecido. Agradezco la oportunidad de vivir y convivir.


  1. Soy liviano. Prefiero acumular experiencias en vez de cosas.


  1. Soy Humano. Mis errores los corrijo.

¿Quieres vivir el proceso de convertirte en una

persona en funcionamiento pleno?

Contáctame en mi WhatsApp: