CLÍNICA DEL DUELO

Sanar el duelo es un camino personal


16 Ejemplos de duelo por sanar:

1 ¿Se siente mortificado con los resultados de su vida?

2 ¿Esta teniendo que soltar lo que menos esperaba soltar?

3 ¿Se enfrenta a estar "impar" (sin pareja o sin hijos) sin habérselo propuesto?

4 ¿Teme que le falte alguien vulnerable a quien hoy cuida?

5 ¿Añora lo que fue y ya no es?

6 ¿Se preocupa por el futuro en el que aún no está?

7 ¿Se mortifica por no haber tomado lo que tuvo como presente?

8 ¿Repite la evasión de la cercanía, el involucrarse, comprometerse y participar?

9 ¿Rechaza asumir responsabilidades no buscadas?

10 ¿Teme reencontrar desplantes, descalificaciones y maltratos?

11 ¿Repite lo que muchos copian mientras le aterra distinguirse?

12 ¿Contempla con horror la fuga de su tiempo?

13 ¿Se esconde en lo electrónico y virtual?

14 ¿Siente una compulsión a expiar (pagar lo que no debe)?

15 ¿Piensa, sin querer, en la aparición de un tercero que le despoje de lo suyo?

16 ¿Fantasea con valer por lo que logrará mañana, mientras se desprecia por su realidad actual?


Tener un duelo es una experiencia que va más allá de la pérdida de un ser querido.

También es reconocer perdido a quien tú querías ser.


Enfrenta un Duelo quien siente dolor por impedimentos para Ser, Estar y para Hacer y Tener lo propio.

El dolor incluye sensación de estar herido; queja, lamento y mortificación; impedimento para cambiar; sufrimiento de fuerzas extrañas a la propia voluntad; sentimientos de desamparo y desvalimiento.

El duelo no elaborado se vivencia con sentimientos de malestar, repetición compulsiva de la experiencia indeseada, complicación de diferentes áreas de la vida; sentimiento de soledad e infortunio al pasar por lo que se pasa, es decir, fuerte sensación de víctima y gran incomprensión de los motivos interiores que le condujeron a pasar por la experiencia sufrida.

Sanar el duelo además de soltar lo que hoy no puede ser, es abrirse y tomar lo que la Vida brinda en el presente.

Para sanar las heridas dolorosas la presencia de un experto acompaña y así lo hace más fácil.

Se trata de parar de sufrir dolor y de encontrar el propio Bien-Estar.

Los dolientes necesitan una visión positiva ante la partida de su ser querido


Dedicado a Juan Guillermo Vélez López q.e.p.d.


La intención de este escrito es

brindar consuelo a quienes lloran la muerte de un ser amado

.

Para unos la muerte es el final de todo; y para otros, la muerte es el real comienzo de la verdad.

.

Soy Carlos Mario Vélez y me identifico con la concepción de la muerte como renacer, trascender, transitar a un nuevo nivel.

.

La muerte es una vivencia de expansión, liberación y es cuando de verdad llegas al universo de la energía amorosa, al Amor.

.

Parte de la llegada al Amor es presentarse, (quien "muere") en el corazón de quienes le aman.

.

Llegar al corazón de los que amas y te aman, significa revelarte, darte a conocer en tu propia magnificencia, en tu dimensión, en la inmensidad hermosa de tu ser real.

.

Me identifico con el pensamiento: "nada real puede ser destruido".

.

Al trascender ("morir") lo que eres lo revelas.

.

Por este motivo es natural la tristeza de los seres amados: se dan cuenta de quien es realmente aquel o aquella que les ha llegado al corazón.

Al asumirlo, contemplan con tristeza, las experiencias en las que le trataron, antes de su transformación, de una manera inferior a lo que realmente merecía.

.

Esto nos recuerda lo que es la humildad:

.

La admisión de la pequeñez de nuestra consciencia; nuestra imposibilidad para darnos cuenta plenamente, mientras estamos en este mundo.

.

Ignoramos el ser grandioso, profundamente delicado y tierno que es cada persona; es la ignorancia que sufrimos mientras estamos presentes en la tierra.

.

Y que queda ahora, cuando somos tocados por el ser querido que ha trascendido?

.

Asumir el legado, la herencia que despierta en ti la presencia del ser recién llegado a las inmensidades de tu subjetividad.

.

Tus lágrimas le rinden honores a su ser verdadero y también le honras asumiendo su legado como inspiración para el comienzo de tu ser renovado con la llegada de ella/él a tu corazón y al Amor.

.

Si. La vida de cada persona deja algo, alguna lección, legado o bendición. Un ejemplo inspirador o una experiencia que aporta la oportunidad para un enriquecimiento personal, una renovación, una comprensión que tenemos gracias a esa presencia nueva en nuestra vida.

.

Amo profundamente el poema de Yalāl ad-Dīn Muhammad Rumi: .

.

"Cuando yo muera"

.

Inicia así:

.

"Cuando yo muera. Cuando mi ataúd sea llevado. No pienses jamás que extrañaré este mundo".

.

Si quieres ver ese poema completo con hermosa música lo encuentras en YouTube con el título: Cuando yo muera.